La creatividad es oro

La diferencia entre las organizaciones exponenciales y las tradicionales es la capacidad de las primeras para utilizar el potencial creativo de la gente. Para que una empresa alcance el máximo de su potencial, es necesario explotar la capacidad de mejora de cada una de las personas. La creatividad y la capacidad de innovación de las personas es el oro del siglo XXI, tanto de las organizaciones como de los países. Las organizaciones y los países que triunfen serán los que sepan extraer de la manera más eficiente dicho tesoro. Las organizaciones exponenciales son las que mejor han entendido y han sabido explotar estas ideas (Exponential Organizations. Why new organizations are ten times better, faster, and cheaper than yours (and what to do about it), 2014).

A veces me he ayudado de gráficos sencillos para explicar algunas de estas ideas a mis equipos. El siguiente gráfico muestra, según yo lo veo, el desarrollo de una empresa tradicional.

Figura 1. Evolución de las organizaciones lineales

Estas gráficas representan una línea temporal. Sus comportamientos son lineales. En el mejor de los casos, las empresas tradicionales que creen en la mejora dejan ésta en manos de unos pocos directivos o un departamento específico. Sí, en estas condiciones se puede mejorar, pero esta mejora será necesariamente lineal, ya que se ve coartada por las naturales limitaciones de las personas a cargo. Si todo proceso de innovación depende exclusivamente de la capacidad, esfuerzo y creatividad de uno o dos directivos iluminados, por brillantes que estos sean, las iniciativas que se puedan desarrollar e implementar en el tiempo serán unas pocas.

Esto es especialmente así, en el mundo actual de la cuarta Revolución Industrial, que está imponiendo una velocidad de cambios en el mundo sin precedentes. La diferencia con las anteriores revoluciones industriales es que ésta genera más cambios en una década, que las anteriores en una generación (La cuarta revolución industrial, 2016). Esto nos obliga a reinventarnos. En esta vorágine, en la que la tecnología cambia en tiempo real, NADIE tiene toda la información que se necesita para mantenerse competitivo. Los procesos lineales no sólo son insuficientes, sino que difícilmente garantizarán la viabilidad futura de ninguna empresa.

En efecto, ya existe múltiple literatura de negocios sobre las organizaciones exponenciales. Google, Facebook, Airbnb, Uber, Apple, Alibabá, Amazon, se ponen como ejemplo de este tipo de organizaciones. En contraste con las lineales, la Figura 2 muestra un comportamiento exponencial, en comparación con el lineal mostrado anteriormente.

Figura 2. Comportamiento exponencial

Frente a los comportamientos exponenciales, la evolución lineal es casi imperceptible. La anterior gráfica la he elaborado con un simple Excel. El comportamiento exponencial se muestra graficando el resultado de la ecuación x2, x3 y x4. Obviamente cuanto mayor es el exponente, mayor el crecimiento. Como se puede apreciar, con el tiempo, un crecimiento a la cuarta potencia es infinitamente superior a un crecimiento lineal. Ese comportamiento superacelerado es el que ha dado nombre a las organizaciones exponenciales.

Como yo lo veo y trato de transmitir a mis equipos, el exponente no es otra cosa que la creatividad desatada en el equipo y su capacidad de hacer e implementar propuestas y mejoras. Como argumentaba anteriormente, si la innovación se deja en manos de una sola persona, la capacidad de mejorar será necesariamente lineal, limitada a las capacidades específicas de esta persona. No obstante, en la medida que se desarrolle como parte integral de las responsabilidades de los equipos y cada uno de sus colaboradores, si dos personas participan, los resultados mejorarán; si lo hacen 3, 4, 5 o, en último término, todos los colaboradores de la empresa, los resultados serán extraordinarios.

Cabe aquí aclarar que, en mi opinión, el objetivo fundamental no es crecer por crecer. Lo que trato de argumentar es la necesidad de desatar el potencial creativo de la empresa. Este potencial es esencial, en todo caso, para adaptarse en un mundo cada vez más competitivo. El crecimiento puede ser el resultado de una adaptación exitosa, como la de las especies mejor adaptadas de Darwin. En todo caso, como líderes de empresa, lo más relevante es contribuir a su viabilidad a largo plazo para asegurar el cumplimiento de su propósito organizacional y esto, nuevamente, pasa por la capacidad de mejorar día a día, reaccionando a los retos del entorno.

1.   Referencias

Ismail, S., Michael S., M., & Yuri, V. (2014). Exponential Organizations. Why new organizations are ten times better, faster, and cheaper than yours (and what to do about it). New York: Diversion Books.

Schwab, K. (2016). La cuarta revolución industrial. Barcelona: Penguin Random House Grupo Editorial, S.A.U.

Sobre cómo combatir generar una cultura de innovación, reflexiono extensamente en  próximos posts, así como en mi libro “El bambú que quería ser enredadera. Historia de la transformación digital en Natura EST” y en el Curso Básico de Transformación Organizacional. Véalo aquí

Jorge Melero

Jorge Melero

Jorge Melero es ingeniero industrial de formación, conferencista, docente y director general de una de las empresas más influyentes del sector de energías renovables en América Latina y España.

Poseedor de un MBA por la Heriot Watt University, ha dedicado su carrera profesional a ayudar a empresas del sector energético a expandirse y alcanzar niveles de crecimiento y excelencia operativa extraordinarios.

Su misión es inspirar a líderes, empresarios y profesionales para impulsar el cambio en la administración tradicional de la empresa hacia una gestión más eficaz para construir organizaciones modernas, éticas y con propósito.

0 Comments

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

Jorge Melero

Jorge Melero es ingeniero industrial de formación, conferencista, docente y director general de una de las empresas más influyentes del sector de energías renovables en América Latina y España.

Poseedor de un MBA por la Heriot Watt University, ha dedicado su carrera profesional a ayudar a empresas del sector energético a expandirse y alcanzar niveles de crecimiento y excelencia operativa extraordinarios.

Su misión es inspirar a líderes, empresarios y profesionales para impulsar el cambio en la administración tradicional de la empresa hacia una gestión más eficaz para construir organizaciones modernas, éticas y con propósito.